Con la llegada del verano no apetecen platos fuertes y calientes, así que Liruch te propone algunos platos para comerlos fresquitos.

Papas aliñadas típicas de Cádiz:

-700 gramos de patatas nuevas de tamaño mediano.
-120 gramos de cebolleta (o de cebolla bien blanca y fresca).
-1,5 litros de agua
-1 cuchara bien llena con perejil fresco picado (son unos 4 gramos y no vale perejil seco)
-150 ml. de aceite de oliva suave
-2 cucharadas de vinagre de Jerez (u otro vinagre de calidad)
-sal gruesa (1 cucharada para cocer las patatas y media cucharada pequeña para aliñar)
-Opcional: 1 huevo cocido, 1 lata de atún en aceite y unas aceitunas sin hueso.

Preparación:

-Lavar las patatas bajo el grifo.
-Cubrirlas con agua en una olla y, cuando hierva el agua, sechar la cucharada de sal gruesa.
-Dejar hervir durante 25 minutos, aunque dependerá del tamaño de las patatas.
-Mientras se cuecen las patas, se pica la cebolleta (o la cebolla) y el perejil.
-Cuando las patatas estén bien cocidas, se aparta la olla del fuego y se dejan las patatas dentro durante 30 minutos.
-Pasados los 30 minutos se pasan a un escurridor hasta que estén templadas. Después se pelan, se cortan en rodajas y se ponen en una fuente de cerámica o cristal (no de metal).
-Añadir la cebolleta y el perejil picado.
-Repartir bien la media cucharada pequeña con sal gruesa por encima de todo y luego se añade el vinagre y por último el aceite de oliva.
-Se mezcla todo bien y cuando las patatas estén frías (sin pasar por el frigorífico) están listas para servir.
Lo más recomendable es prepararlas unas horas antes y dejarlas reposar en una fuente de cristal o de cerámica cubiertas con papel transparente (nunca papel de aluminio) fuera de la nevera, ya que el frío modifica y estropea el sabor de la patata.

Buen provecho!!!

COMPARTE.