En realidad el fetichismo es el deseo erótico de las personas de sexo masculino hacia los pies femeninos. El deseo sexual en este sentido es intenso, principal y exclusivamente dirigido a los pies. Este tipo de fetichismo es uno de los aspectos de la sexualidad humana, y como tal, si no es obsesivo, hay que verlo simplemente como un ingrediente para hacer intrigante la relación con la pareja.

Sólo cuando una persona no es capaz de obtener un orgasmo sin que intervengan los pies, puede ser considerado un trastorno de fetichismo. El culto para los pies es un nuevo juego que se añade a la sexualidad, el erotismo o un inocente amable encuentro entre un hombre y una mujer. En este caso el deseo del hombre no es ser excavo de una mujer, sino el de una persona que tiene pasión natural por los pies de las mujeres. De hecho los pies tienen un fuerte poder de seducción, especialmente cuando están limpios, arreglados y bonitos, son extremadamente sensuales y atractivos.

Por lo general los fetichistas de los pies tienden a manifestarse a una edad temprana, incluso antes del desarrollo sexual. Algunas teorías afirman que los amantes de esta situación son las personas que expresan su sexualidad en forma de presentación.

Las actividades sexuales con los pies pueden constar de varias prácticas:

– Besar los pies.
– Lamer los pies.
– Olfatear los pies.
– Tesucking: chupar los dedos de los pies.
– Masajear de pies: Obtener masajes por todo el cuerpo con los pies.
– Pisotear: se realiza mediante la intensificación de los pies en el cuerpo, a veces incluso con tacones.
– Masturbar con los pies.

A menudo el fetichismo del pie también se relaciona con los calcetines, medias, calzados elegantes, sofisticados y sexys, tacones altos, etc….

COMPARTE.