¿Lleváis un tiempo a régimen y ejercitando, pero no notáis resultados? Pues bien, vuestro plan no está resultando. ¿Queréis saber por qué? Acá os mostramos las razones.

¿Por qué no estás perdiendo peso?

1. No bebes agua

El agua es un gran aliado contra la pérdida de peso, pues además de hidratar el cuerpo, quita el apetito. Cuando bebéis este elemento vital, el estómago se siente más satisfecho, provocando que sintáis menos hambre y las porciones de comida sean mucho más pequeñas. Para que surta efecto, lo mínimo es que empecéis pronto.

2. Te saltas comidas

Si lo hacéis a menudo, puede ser una de las razones por las que no estáis perdiendo peso. Cuando olvidáis una de las comidas del día, tenéis mucho más apetito en la siguiente, así que termináis comiendo el doble. Además, si pasan muchas horas sin comer, el cuerpo entra en estado de reserva, dificultando que se quemen calorías.

3. Estás ganando músculo

Cuando hacéis dieta y ejercicio, perdéis grasa y ganáis músculo. Éste pesa mucho más, pero ocupa menos espacio. Por eso, es probable que estéis más delgadas y que eso no se refleje en la báscula.

4. Duermes poco

Si descansáis menos de lo indicado, tendréis más hambre. Según un estudio de la Universidad de Stanford, las personas que duermen menos de 5 horas, producen alteraciones endocrinas, que las hacen sentir más apetito. La explicación es simple: el organismo que no descansa, trata de buscar energía en los alimentos que le proporcionan más calorías. ¿Os suenan los carbohidratos y las grasas?

5. Comes frente a la televisión o a la computadora

Cuando coméis mirando televisión o la computadora, no podéis sentir lo que estáis ingiriendo. Solo echáis y echáis alimentos a la boca, y al final termináis por echar vuestro régimen por la borda.

6. El ejercicio que realizas es muy suave

Para que bajéis de peso, vuestro gasto calórico debe ser mayor que las calorías que ingerís. Entonces si realizáis actividad física muy suave, puede que lo que que queméis no sea suficiente para pesar menos en la báscula. Recordad que las caminatas, el yoga o el pilates, gastan menos energía que otros ejercicios como los aeróbicos o el running.

7. Entrenas poco, pero intenso

El ejercicio constante por períodos moderados, es mucho más efectivo que entrenar 1 vez a la semana por varias horas. Si no estás perdiendo peso y eres de las que se apunta al gym solo los fines de semana, es probable que sea por esto.

8. Consumes bebidas light

Os pueden gustar mucho, pero no son recomendables si estáis a régimen. Un estudio de la Revista de la Academia de Nutrición y Dietética, reveló que las personas que consumen gaseosas light podrían tener mayores probabilidades de comer alimentos ricos en grasas y calorías.

9. Te olvidas de la dieta algunos días

Si estáis a dieta en la semana, pero el sábado y el domingo coméis todo lo que encontráis, es difícil que bajéis de peso. ¿De qué sirve quemar calorías si al día siguiente lo compensáis con un banquete? La idea es que vuestro plan de alimentación saludable sea constante.

10. Consumes pocas proteínas

Las proteínas tienen varias propiedades para la pérdida de peso. Entre ellas, que entregan mucha más saciedad que otro tipo de alimentos, y que ayudan a aumentar la masa muscular, lo que además permite quemar más calorías. Así que, si estáis consumiendo pocas, os perdéis una gran oportunidad.

Como pudiste leer, las 10 razones por las cuales no estás perdiendo peso, se relacionan con errores en la alimentación y en el ejercicio. Tómalas en cuenta y modifica tus rutinas para obtener mejores resultados.

COMPARTE.