Pronto llegará la primavera y junto con ella un fuerte despertar en el organismo, especialmente en las mujeres, una serie de cambios que conducen al aumento del deseo sexual acompañado de cambios en el propio cuerpo, como por ejemplo: aumento de retención de agua, pechos más hinchados, aumento de la agresividad y cambios en el humor.

El fenómeno más importante está relacionado como sabemos por la mayor exposición al sol que se produce en primavera, con este cambio de estación, la retina a través del nervio óptico, reacciona a los cambios de luz, estimulando cambios hormonales en el cuerpo.

Al aumentar la luz, varía y aumenta la producción de ciertas sustancias y hormonas responsables de muchas funciones del cuerpo, entre ellas se encuentra la dopamina, una sustancia producida en el cerebro que desempeña un papel crucial en los mecanismos de satisfacción, motivación, estado de ánimo, sueño y depresión. El aumento de esta sustancia también es responsable del incremento de la frecuencia cardíaca y del deseo sexual.

Algunos estudios han demostrado que existen variaciones estacionales en las concentraciones de vitamina D y la hormona paratiroidea, éstas participan activamente sobre las hormonas relacionadas con las funciones sexuales (FSH, LH, estradiol, progesterona, prolactina, testosterona…). Como consecuencia de todas estas alteraciones hormonales, hay una mayor reducción del peso en las mujeres que se someten a dietas de adelgazamiento, es decir la mejor estación para perder peso es la primavera y por contra la peor el invierno. Este fenómeno es debido a que en invierno aumenta el nivel de producción de cortisol, esta hormona promueve la acumulación de grasa especialmente en la zona abdominal.

La primavera también tiene consecuencias para el hombre, el aumento de la testosterona ayuda a eliminar la grasa corporal además de estimular la líbido. En el hombre primitivo, este aumento de deseo sexual tenía por objeto facilitar el acoplamiento y luego dar a luz a crias nueve meses más tarde, un periodo del año en el que había más alimento.

¿Qué podemos hacer para que esta ‘tormenta hormonal’ no nos cause demasiados trastornos en nuestra vida cotidiana?

Aunque es complicado reemplazar nuestro reloj biológico, podemos hacer algunas cosas para allanar estos cambios:

  • Es aconsejable hacer deporte al aire libre, como por ejemplo pasear una hora al día.
  • Hay que rebajar la ingesta de hidratos de carbono (pasta, pan, patatas, dulces, etc…)
  • Se debe consumir al menos 3 piezas de fruta y dos porciones de verduras crudas al día.

Siguiendo estos pequeños consejos será más sencillo tratar el periodo más bonito del año sin sobresaltos.

Sin duda alguna esta explosión de hormonas también tiene sus consecuencias en Liruch, con la llegada de la primavera aumenta el número parejas formadas en nuestro portal, satisfacción que vivimos de una manera muy especial.

Si aún no tienes perfil en nuestra plataforma te animamos a que te registres ahora mismo desde aquí, pronto llegará esta época y no puedes faltarnos.

COMPARTE.