Cuando os decidís a vivir en pareja, sabéis que se trata de un paso importante. Al momento de tomar esta determinación posiblemente tenéis una imagen mental de cómo será compartir un hogar con tu “media naranja”, pero más allá del romance y el sexo hay diversas situaciones que se convierten en parte de la cotidianeidad.

12 situaciones comunes de las parejas que viven juntas

Si asumisteis el desafío de compartir la rutina con vuestro galán, ya habéis identificado algunas situaciones comunes de vivir en pareja.

1. Olvidarse de la intimidad al ir al baño

Dejar la puerta abierta para ir al baño, o que vuestra pareja entre cuando ya lo estáis ocupando, ni siquiera se os pasa por la cabeza al iniciar la relación. Al vivir juntos, sucederá habitualmente.

2. Las compras ahora son compartidas

Al independizarse, una de las actividades más agotadoras son las compras mensuales. Cuando el hogar es compartido, al menos tenéis a alguien ayudándoos a decidir qué es importante y también a cargar la mitad de las bolsas.

3. Que ataque de sueño durante el sexo

No es algo grave o que demuestre desinterés, pero al vivir en pareja el sueño puede llegar durante el sexo. Lo anterior es comprensible, porque las responsabilidades aumentan y se comparten.

4. Tener a alguien que te cuide cuando estéis enfermo

A pesar de que ninguno de los dos tenéis la mejor cara cuando estáis enfermo, que alguien os cuide y prepare una sopa, es una de las pequeñas maravillas de compartir vuestro proyecto de vida.

5. Dejar la depilación para el verano

Aunque para algunas de nosotras es difícil imaginarnos ir a una primera cita sin depilar, cuando ya vivimos con nuestra pareja, este hábito deja de ser importante en el invierno.

6. Cocinar juntos se vuelve un divertido panorama

La cocina no es demasiado divertida si se vive solo, pero os aseguro que cuando viváis en pareja se convertirá en un entretenido panorama y excusa para estar juntos.

7. No preocuparte por reprimir funciones biológicas

Si antes os avergonzabais de los ruidos estomacales y otras funciones biológicas algo molestas, aquellas parejas que viven juntas ya no reprimen esas necesidades y olores desagradables.

8. Las duchas de a dos son mejores

Una forma entretenida de ducharse, que quienes viven en pareja podéis disfrutar a menudo, es hacerlo juntos. Sin duda, una manera juguetona y sexy de ahorrar agua.

9. Tienes a alguien con quien conversar después de un mal día

Esos días en que parece que todo va mal y llegáis a casa con ganas de que termine pronto, la mejor satisfacción es tener a esa persona especial que os escuche y apoye cuando lo necesitáis.

10. Las discusiones por temas domésticos

Aunque parezca exagerado situaciones como dejar la pasta dental abierta, la tapa del baño sin bajar o que alguno tire su ropa en el suelo, son temas que causan discusiones al vivir juntos.

11. Aprendes a compartir las responsabilidades

Formar un hogar en pareja no solo es romanticismo, sino que otra parte importante es asumir nuevas responsabilidades. Lo positivo de ello es que podéis afrontarlas en conjunto.

12. Los estados de ánimo son contagiosos

Al igual que los bostezos, si ya estáis viviendo con tu pareja, sabéis que los estados de ánimo (buenos y malos) en ocasiones son contagiosos

Aquellas parejas que viven juntas saben que compartir un hogar es una experiencia de altos y bajos, pero que vale la pena cada minuto que pasáis el uno con el otro.

COMPARTE.