En la sociedad en la que vivimos las separaciones son cada vez más frecuentes, sobretodo entre parejas con hijos. En esta sociedad capitalista cada vez cuesta más llegar a final de mes por lo que se suele convivir separados en el mismo hogar para evitar estos inconvenientes económicos.

Esta complicada decisión implica una serie de problemas que hay que afrontar, poniendo a prueba hasta que punto merece la pena llegar a final de mes. En primer lugar, esta elección está determinada principalmente por el historial de la pareja y el nivel de conflicto, es obvio que puede llegar a ser muy incomodo por lo que vivir separados en la misma casa no tiene que alargarse durante mucho tiempo.

Aunque hay muchas parejas que han logrado tenerse un cierto grado de respeto y de no confrontación, prefieren compartir el mismo techo por razones principalmente económicas, y en muchos casos para permitir que sus hijos crezcan con ambos padres presentes, al menos hasta que cumplan cierta edad que puedan entender las verdaderas razones de la separación, sin embargo, es inevitable que los niños perciban esta distancia en la relación, por lo que pueden empezar a manifestar molestias como ansiedad e incluso estrés.

Los celos o la envidia suelen ser sentimientos inevitables, esto junto con el deseo de querer rehacer la vida con otra pareja, obligaría tarde o temprano abandonar el hogar conyugal.

Por todo ello, es una situación difícil de sostener a largo plazo, que sólo si es respaldada por una serie de condiciones favorables puede mantenerse en el tiempo sin consecuencias muy graves para cada miembro de la familia.

Cuando la situación se vuelve insostenible, a veces llegan soluciones paradójicas como hacer lineas divisorias por distintas áreas de competencia, que también pasan por el lecho del hijo que con el corazón roto simulará enfermedades incurables para restaurar la relación de amor entre la pareja.

Más simple es el caso de aquellas parejas que no han tenido hijos, ellos puede decidir tomarse todo el tiempo necesario para encontrar una nueva vida que incluya nuevas relaciones.

En definitiva es importante que la pareja sepa que existe la posibilidad de vivir de una manera respetuosa para estar separados bajo el mismo techo siendo capaces de dividir los gastos y los espacios de una manera civilizada y serena.

Y ahora que ya sabemos todo esto, es cuestión de alegrarse el día dando una vuelta por los nuevos perfiles de Liruch, la plataforma de amistad y amor líder en España.

COMPARTE.