• No es el primer caso de este tipo en Italia
  • La religiosa de origen latinoamericano, había ingresado en junio en el convento
  • La mujer ha decidido quedarse con su hijo e incorporará a la vida civil

Esta noticia ha ocurrido en el hospital Bartolomeo Eustachio, de la localidad de San Severino Marche, en la provincia italiana de Macerata, este del país; En este mismo lugar nació un bebé de una madre muy especial, hablamos de una monja de clausura de un convento.

Sabemos que la religiosa es de origen sudamericano, ingresó en el hospital acompañada de otras monjas, alegando fuertes dolores de vientre. La primera inspección médica y una ecografía no dejaron lugar a las dudas: la monja estaba de parto, enseguida la mujer fue trasladada al paritorio, donde dio a luz a un bebé.

“Pero cómo es posible? No podríamos imaginar algo como esto”, aseguraron las religiosas del convento italiano.

Por su parte, sor Herminia, la madre superiora de las Discípulas de Jesús de Rieti, aseguró que la monja salvadoreña “ha hecho todo sola” y subrayó que el resto de religiosas del convento no se habían dado cuenta de nada. “No ha sabido resistir a la tentación pero no ha hecho ningún mal a nadie. No entiendo por qué se presta tanta atención a esta historia”, añadió sor Herminia.

Al parecer la monja había ingresado en el convento en junio, estando ya encinta, la monja ha decidido quedarse con el bebé y no darlo en adopción, según los rumores, dicen que ella abandonará el convento para acudir a un centro de acogida.

No hablamos del primer caso de una monja que tiene un hijo, en 2011 una religiosa de 41 años y de origen africano dio a luz a un bebé y fue dado en adopción. Pero poco después cambió de idea, reclamó ante la justicia en la cual esta le dio la razón, comenzando un pleito con la familia en adopción.

COMPARTE.