A veces nos damos cuenta que nuestra pareja cambia de actitud sin encontrar explicación alguna, por eso vienen a la cabeza ideas de engaños, traición etc.

¿Se puede estar seguro?

Son muchas las personas que empiezan a sospechar que están siendo engañadas, pero muchas veces desconocemos el motivo del por que, incluso a veces ni queremos saberlo.

Perdonar o no, depende de cada persona pero el 50% de los españoles no esperan ser perdonados por su apreja si su infidelidad es descubierta, por eso la mayoría trata de ocultarlo.

Pero la pregunta es: ¿Es tan fácil ocultar la infidelidad?

A continuación vamos a darte algunas pautas para saber si tu pareja te esta engañando.

  • Tiene hábitos muy puntuales. Si empiezas a notar que tu pareja hace cosas nuevas, una llamada o un mensaje todos los días a la misma hora y sin comentarte nada..¿No será que se esta amoldando al horario de la otra persona?
  • Nuevas expresiones. A no ser que tenga nuevos amigos, nuevo trabajo es algo raro que tu pareja empiece a utilizar expresiones y vocabularios que nunca había utilizado antes.
  • Cambios en su rutina. Si descubres nuevos hobbies a los que no quiere que vayas, comienza a salir un lunes o un martes cuando antes sólo lo hacía durante el fin de semana, puede que tenga nuevos intereses que no quiere que sepas…Dentro de estas rutinas puede haber algo nuevo y siempre sospecha si hay ducha nada mas entrar por la puerta de casa…
  • Busca minutos a solas. Empieza a sospechar si antes ibais juntos a todas partes y de repente busca tiempo raro a solas.
  • Compra lencería o juguetes sexuales. Tu pareja busca lo que hace con su amante en la cama, quiere subir su libido y no echar de menos a la otra persona.
  • Celos repentinos. El infiel no quiere ser engañado, sabe lo que hay y tiene miedo a sufrirlo en sus propias carnes.
  • Se pone a la defensiva. Prueba a comentarle un caso de infidelidad, al comentar la situación se pondrá a la defensa con el tema quitando importancia al acto de infidelidad con los clásicos “no era un matrimonio feliz”, “estas cosas pasan”, “se veía venir”…
  • Puro nervio injustificado. El sentimiento de culpa puede traer miles de sensaciones negativas, atenta a su día a día.
  • Se queda en blanco. Su cerebro esta tan machacado con las mentiras, que es como si estuviera al limite..y no puede con más mentiras.

No ignores tu presentimiento, a veces tenemos el poder de sentir el sexto sentido y muy pocas veces nos equivocamos.

Es posible que no te agrade lo que vas a descubrir. El que sientas que quieres saber lo que ocurre no significa que “realmente” quieras saber lo que ocurre.

COMPARTE.