Amigos de Liruch, ¿cómo podemos estar tan encantados por lo que queremos expresar?, esa pasión, esa energía y ese deseo de ir más allá de los límites que por mucho tiempo hemos detenido…

Sin límites.

Me gusta sentirte, siento como tu cuerpo se vuelve fuego líquido en mis manos, el enrojecimiento de la piel vuelta de entre mis dedos, la sensualidad no tiene límites, jadeas mientras mi boca cubre tu espalda desnuda, mi lengua a lo largo de tu piel, respiro tu aroma, siento tu sabor en mi boca convirtiéndose alimento para mis sentidos.

Tu ropa, elegantemente erótica, me exhibe tu cuerpo, me comunica tus deseos sin palabras, escisión oral de tus pechos hinchados, el extremo corto de la falda rodea tus nalgas, parecemos únicos en el mundo. Mis manos ya no pueden retenerse más, se colocan por encima mientras nuestros ojos se observan, escucho tu jadeo convertido un profundo gemido.

Mi lengua sigue su camino, recorriéndote por detrás de la cabeza, por la columna vertebral, te acaricio, siento como arde tu piel, siente mi pecho en tu espalda, acariciando más bajo y siguiendo el rastro con mi lengua mientras mis manos te acarician, tus senos ya están expuestos, tu piel abrasa cada vez más.

Extiendes tus manos contra la pared de esta habitación que se mofa de nuestros sueños mientras se bloquean nuestras respiraciones. Sientes como mi mano levanta tu falda hasta las caderas, continúo bajando con mi lengua, recorriéndote cada centímetro de tus nalgas.

La sensación de poseerte con mis besos se convierten en la codicia de tus curvas, ahora se te escapan gritos de pasión mientras mueves tus manos para arañar la pared , voy presionado más animado por tu dominio desenfrenado, no me puedo resistir mientras te animas a abrir tus muslos lentamente, tus labios hinchados de deseo quieren más placer.

Mi boca se apodera de ti, mientras te escucho gritar, mi lengua empuja fuertemente entre tus piernas, mis labios también se vuelven locos y pierden el control, cada vez que mi lengua se hunde más y más aprovechando cada gota de placer, aprieto los pezones casi a explotar mientras se mueve al ritmo de mi lengua dando a tus gemidos gruñidos de satisfacción y locura. Ahora que controlas te decides a vengar tu hambre animal lujuriosa empujando fuertemente contra mi cara y disfrutando de mi lengua sin darme aliento.

Mis manos fuertes y calientes presionan tus glúteos temblorosos, dejando huellas rojas en tu carne blanda, ahora que ya estás al límite de este frenesí, explotas en un orgasmo frenético en mi cara que te da la bienvenida al placer, no hay límite a lo que puede ser sueños maravillosos.

COMPARTE.