La ciencia te demuestra que las personas son capaces de absorber tu energía. Esto podría explicar por qué hay personas que se sienten muy incómodas cuando están con un determinado tipo de personas.

El tema de hoy parece sacado de una película de ciencia ficción o una historia paranormal, pero nada de eso, la ciencia ha demostrado que los seres humanos estamos afectados diariamente por las energías de nuestro entorno.

Y por sorprendente que parezca esta conclusión se ha sacado en un estudio realizado con algas, realizado por una terapeuta americana, Olivia Bader, en su estudio ha demostrado que lo que le sucede a las plantas tambien se puede aplicar a los seres humanos.

Y no solo nos quedamos con este estudio, sino tambien un aporte de la universidad de Alemania, nos dicen que las plantas son capaces de absorber la energía de otras plantas cercanas. En seres humanos también podría aplicarse esto, en la bioenergía somos elementos cargados de energía que se puede transportar de una persona a otra.

Tengamos claro, la energía se transporta de una persona a otra, es pura física. Cuando 2 personas interactúan se produce un intercambio de energía, a más contacto, más intercambio de energía.

Muchas veces cuando nos rodeamos de buena energía, nos sentimos bien, fuertes, motivados. Sentimos que todo fluye a nuestro favor.

Sin embargo cuando una persona tiene energía negativa, se siente todo con menos claridad, sensación de frustración y negatividad, está más que claro.

Es muy difícil que cuando dos individuos están conversando, estos estén en un mismo nivel de energía, es casi imposible, produciendo unos cambios muy notorios, por ejemplo:

El que está mal siempre va a bajar al que está bien y el que está bien sube al que está mal.

Nosotros no podemos remediar esto, pero si podemos darte unos consejos para cuando sientas que han bajado tu energía.

Cuando empieces a notar esa sensación de debilidad, esa sensación que tu energía ha bajado notoriamente, sensación de cansado o pesado sin razón aparente. Hay varias opciones, siempre puedes alejarte de esa persona que nos da esa sensación o aceptar que el problema lo tiene la otra persona, al identificar el problema aceptamos que no es culpa nuestra por eso nuestro cerebro decide no sentirla. Y si no la sientes no la padeces.

Parece un poco egoísta, pero para nada lo es, es aceptar simplemente que hay personas que bajarán nuestra energía y hay otras que nos contagiarán de positividad, hay que saber controlar para siempre estar en un término medio y que nuestro estado siempre esté neutral, así siempre estaremos bien para el resto y para nosotros mismos.

Todo está en nuestra actitud, así que depende de tí y lo que dejes que dominen tu cuerpo.

¡Cargate de energía sal a la calle y cómete el mundo!

About Author