Estamos ante la primera dama de los Estados Unidos de América, es la esposa del nuevo presidente electo, Donald Trump, es la segunda en nacer fuera de EEUU.

 Melania Trump, es la esposa del presidente electo de Estados Unidos de América, estamos ante una ex modelo que vino al mundo hace solo 46 años en la antigua Yugoslavia, actualmente Eslovenia, que se ha mantenido muy discretamente durante estos tiempos de elecciones.

Comenzó su carrera como modelo en Milán y París, Melania se mudó a New York en el año 1996. Su llegada a EEUU fié de gran impacto y polémica ya que ha sido objeto de varias informaciones que no se sabe si son falsas o verdaderas, estos rumores hablan de que ha recibido ayuda para conseguir el permiso legal de trabajo antes de 1996 así poder trabajar tranquilamente en los Estados Unidos, hecho que los Trumps siempre han negado. En tan solo dos años, 1998 conoció a su actual marido Donald Trump en una gran fiesta de un importante club en Nueva York, esta fiesta fue organizada por el dueño de una agencia de modelos, donde se movía gente muy importante en el ámbito de celebrities.

Esta pareja se casa en el año 2005 en una gran ceremonia donde asistieron uno de sus grandes rivales en el tiempo como han sido los Clinton. Es el tercer matrimonio para el magnate, que tiene un hijo con Melania ―Barron, de diez años― y otros cuatro de sus dos matrimonios anteriores.

Melania siempre muy discreta y no se ha dejado ver mucho en la campaña de su marido, en la que ha tenido más presencia pública la hija del mangante Ivanka Trump. Tanto ha sido la discreción que en las redes sociales han sacado el hashtag #WhereisMelania (“dónde está Melania”).

Melania ha dedicado unas pocas palabras ante su nuevo papel de primera dama, y ha comentado que ella llevará un rol tradicional. Su centro de preocupación será el futuro y la seguridad de los niños, como recordó hace unos días.

 Una cosa que llama atención al mundo es que la ex modelo, una inmigrante eslovena que conserva su acento, forma parte del colectivo que más problemas ha tenido este presidente, mujer y extranjera.

Melania siempre ha defendido a su marido en las trifulcas de la inmigración y sexismo, diciendo que ella entró a trabajar de forma legal,  y alega que si su marido ha hablado de forma sexista, quizá, pero en un contexto determinado, argumenta: en una charla de broma y masculina, o bien en respuesta ataques de mujeres.

En la localidad de la ex modelo, se alegran de esta victoria de Trump ya que dicen que es muy importante al ser un país muy pequeño en Europa. Los habitantes aseguran que muchas cosas irán mejor ahora que Melania es la primera dama.

¿Qué pensáis de la primera Dama?

COMPARTE.