La técnica sexo Karezza no es nueva, de hecho, es bastante antigua al haber sido inventada por un médico estadounidense en 1883. Hoy en día está otra vez de moda tanto que lo puedes encontrar en libros, en diferentes sitios web y en diferentes idiomas.

Practicar el sexo Karezza permite llegar al orgasmo, en realidad ganar más control sobre su propia excitación y la de nuestra pareja, llegando a un estado superior de bienestar y satisfacción.

Esta forma de hacer el amor se inventó para desarrollar un tipo de sexo tántrico que permitiría prescindir del condón, el cual, según el médico, interfiere en el intercambio de magnetismo entre la pareja. El sexo Karezza fue prohibido por el Papa Pío XII, tras este tiempo extinguido se encuentra otra vez de moda en la actualidad.

Las parejas que usan esta técnica suelen alcanzar una mayor sensibilidad de placer y tener un mayor nivel de disfrute general, porque hay una mayor unión y una mejor vinculación emocional entre sí. Al final del día, se puede hacer el amor durante más tiempo sin cansarse y sin llegar al punto en que una persona piensa sólo en su propio placer en lugar del placer de su pareja. Según los expertos, esta técnica fortalece el vínculo entre las parejas y clientes potenciales para disfrutar del sexo más a menudo, que por lo general disminuye con el tiempo. Los hombres con problemas de erección muy a menudo no logran superarlos. En concreto, las ventajas del sexo Karezza pueden explicarse por el hecho de que durante el orgasmo los niveles de oxitocina, la hormona del amor, tienden a disminuir, al tiempo que aumenta de manera constante durante las relaciones Karezza.

Para empezar a probar esta nueva forma de hacer el amor, se debe comenzar por la lectura de algunos libros sobre el tema, también debe tenerse en cuenta que se necesita un poco de tiempo para familiarizarse con esta técnica y beneficiarse de ella.

Y ahora pasemos a la práctica con unas sencillas recomendaciones:

  • Paciencia: Lo más importante de esta técnica es dedicar tiempo y paciencia, la pareja debe encontrarse lo más relajada y cómoda posible, realizando incluso largos ejercicios de respiración, como siempre inhalando suavemente por la nariz y exhalando por la boca, esto nos ayudará a liberar tensiones innecesarias.
  • Imaginación: Pon a prueba tu imaginación y explora sin tapujos zonas erógenas de tu pareja que antes nunca habíais probado, da rienda suelta a tu mente sin miedos.
  • Suavidad: Las caricias y besos que des a tu pareja deben ser lentos y suaves, hay que controlar todo esto con mucha atención para facilitar el placer.
  • Silencio: Cuanto más callados estéis mejor, tratar de no hablar, sonreír y miraros a los ojos profundamente, lo que sí es recomendable es que demostréis con sonidos lo que os hace sentir bien, por ejemplo en los orgasmos.

 

COMPARTE.