Los hombres que no tienen miedo a encontrarse con el compromiso en el amor, son a menudo idealistas y románticos. Convencidos de que ella es la mujer adecuada esto les puede dar las suficientes razones como para tomárselo en serio y comenzar a pasar por la cabeza cambiar su vida y formar una familia.

Sin embargo los que tienen miedo al compromiso formal prefieren enamorarse locamente, tener una relación llena de risas, complicidad, pasión, emociones fuertes y no quieren conformarse con menos, la mayoría han sido amantes en el pasado y saben lo que significa. No quieren que ellas busquen cualquier relación para volver a encontrar la misma magia, el deseo palpitante y el temblar de la emoción de sentir.

Cuando tienen una novia casi todo es perfecto y todo va encaminado conforme ellos quieren, pero por desgracia los años pasan y la mujer perfecta para ellos nunca llega, es entonces cuando empiezan a encontrar pegas a todo: Esta chica es dulce y muy guapa pero el amor con ella es demasiado tranquilo, no es suficiente estimulante, esta otra es muy atractiva pero no me aporta la suficiente seguridad, y esta otra es tan bonita como fría en la cama…

La relaciones se repiten una y otra vez, viven con mucha ilusión la pasión de los primeros meses, el entusiasmo de volver a verse al día siguiente, sin planificación ni compromiso, solamente se dedican a vivir intensamente el momento.

El problema es que con el paso del tiempo la pareja empieza a pedir continuidad entre si: vivir juntos, casarse e incluso tener hijos, entonces llega el miedo al compromiso definitivo y es cuando llegan a plantearse la ruptura, esta decisión es muy frecuente, suelen verlo como una liberación, pensando para si mismos que quizás no era el momento para formar una familia y que seguramente ya llegarán otras oportunidades.

Se dice que los hombres que tienen miedo al compromiso tienen en cierto modo la psicología del adolescente, éstos suelen pensar que una buena edad para formar una familia puede ser a los 50 años y esto es algo que sólo un adolescente puede permitirse pensarlo.
Las personas que tienen este tipo de miedo, suelen tener el listón muy alto de cómo debía ser la mujer ideal.

Aunque el tema es complicado y delicado, mis consejos a título personal serían:

Que eviten a toda costa el aburrimiento en la pareja, proponerse cosas nuevas como por ejemplo ampliar el círculo de amigos a través de la plataforma LIRUCH puede venir bien.

Que resistan el impulso de huir, cuando la historia comienza a ser algo más importante piensan en romper y empiezan a soñar con compartir su pasión con otras mujeres, por ello tienen que superar este tipo de tentaciones.

En definitiva el hombre con miedo al compromiso tienen que detener algunos pensamientos y apostar en una relación (aunque de primeras sea imperfecta y no llegue a las expectativas) dando lo mejor de si mismo para saber si ella es la mujer correcta para él.

COMPARTE.