Estamos en plena época estival y tanto la piel como el cabello pueden verse resentidos por nuestra nueva rutina vacacional: playa, piscina, sol, sequedad, etc. Debemos cuidarnos más que nunca, ya que podemos sufrir deshidratación y lucir una piel más apagada con el paso del tiempo, además de las temidas manchas que se quedan en la piel a causa del exceso de rayos uva.

Ponte las pilas con estos sencillos consejos

– Exfolia la piel una vez por semana: la exfoliación se recomienda el día anterior a la exposición solar. Así, eliminaremos células muertas y tendremos una piel más lisa y visiblemente más bonita. Además, estaremos regenerando todo ese exceso de piel que queda tras un día de piscina y sol.

– Bebe mucha agua y zumos naturales: seguro que no hace falta ni decirlo, pero el agua es la base vital para nuestro cuerpo en verano. Lo normal es beber entre dos y dos litros y medio al día. Si además le añadimos zumo de limón natural, hojas de menta o cualquier otra fruta refrescante, estaremos aportando vitaminas y minerales a nuestro cuerpo.

– Maquíllate con una crema con color: este tipo de productos son muy versátiles, ya que aportan la hidratación de una crema hidratante de día, pero a la vez ocultan imperfecciones, granitos y ojeras, sin llegar a acartonar o agobiar a la piel. Las cremas con color o bb cream pueden ser un buen recurso para un maquillaje rápido, ligero y fresco para este verano. Con un poco de rimmel y un gloss estarás perfecta para triunfar en cualquier ocasión.

– Aceites naturales para el cabello de medios a puntas: el pelo también sufre bastante las altas temperaturas, por eso, debemos cuidarlo y mimarlo más que nunca. La sal, el calor, el sudor y el exceso de sol en nuestro cabello nos puede pasar factura. Por esa razón, es recomendable aplicar aceites naturales, como el de coco o el de oliva, una vez por semana, de medios a puntas. Lo dejaremos actuar durante toda una noche para lavarnos el pelo a la mañana siguiente ¡Verás la suavidad y brillo que aportan!

– Haz ejercicio en la primera y última hora del día: no porque haga más calor tenemos que dejar de movernos y tumbarnos en el sofá. El ejercicio es fundamental durante todo el año, pero para no lamentarnos de los excesos del verano (helados, batidos o bebidas azucaradas) debemos practicar algún deporte, como correr a primera hora del día o por las noches ¡Te sentirás como nueva!

Estos sencillos trucos te van a ayudar a sobrellevar el verano con más optimismo, ya que te sentirás mejor tanto por dentro como por fuera. No dudes en empezar desde ya a ponerlos en práctica.

COMPARTE.