Creemos que las relaciones íntimas entre hombre y mujer está todo dicho y hecho. Que no queda nada por descubrir, es un error, aun queda mucho que practicar lo que no se ha practicado, que es más placentero.

En el tema sexual nos creemos que ya se han inventado todas las posturas morbosas existentes. No es así, faltan posturas únicas por descubrir que más adelante os hablaré, sobre todo de una en especial “la rana” este no es el tema por ahora.

mujer

Hay que educar la mentalidad de cada uno y dejar salir el morbo que llevamos dentro de nosotros, sin conformarnos con lo típico “hacer el amor”, que palabra más cursi, ¿no pensáis como yo?, ¿no es más lindo decir voy ha echar el polvo más placentero del día de hoy?

Hablamos cursi por tabú o por lo que sea y por eso no dejamos que el morbo que llevamos en nuestro interior fluya por nuestra sangre y recorra nuestra mente.

Hay que dejar que fluya con nuestra pareja y por nuestro cuerpo, con nosotros mismos.

Hay que experimentar nuestra sexualidad, que brote por nuestros poros, tengamos la edad que tengamos, con pareja o sin ella, con un amor de horas, con nosotros mismos.

Que pena me dan esas mujeres de antaño que solo han experimentado y se han acostado con un hombre es su vida, sin saber lo que es un orgasmo, o quizá si, siempre haciéndolo de la misma forma, eso es lo que marchita el deseo.

Esas mujeres que pueden ser nuestro caso, creen que por tener el hombre en casa y hacer el amor una o dos veces a la semana ya está todo hecho.

No señoras, esos hombres se van a buscar fuera, por eso existe el oficio más antiguo del mundo, porque en casa no se le da lo que ellos necesitan, morbosidad, y nosotras no conformamos sin saber que el sexo es rico que cuanto más practicas sexo realmente placentero más deseas hacerlo.

No dejen mis queridas amigas que esos coños se conformen con unas cuantas caricias, algunas veces bien dadas otras veces con rozaduras de uñas sin llegar a disfrutar o algunas veces en vez de emplear la lengua emplean los dientes haciendo daño y luego un sesenta y nueve, si el no sé ha corrido te marea como un pato y termina corriéndose a cuatro patas, porque su pene ya no funciona bien contigo.

Tu pareja te está pidiendo a gritos más morbo, ya no es suficiente unas cuantas caricias, ni las posturas que siempre hacéis, en una palabra “fuera rutina”. Haz que tu pareja te este deseando cada día más, que recree su mente, pensando que me espera hoy, así el solo se va excitando lo mismo que tú. No dejes que tu relación sea rutinaria.

No dejes de disfrutar tú con él por pereza, por vaga y que él salga a buscar lo que no encuentra en ti.

Cuando yo tenía 20 años, me ponía ligeros, cuando salíamos a bailar hacía todo lo posible que al sentarme se me vieran, también lo hacia bailando, no me importaba que los de más vieran un trocito de mis ligeros, disfrutaba seduciendo.

Reconozco que yo soy muy morbosa, yo no deseo un “hacer el amor” a mí me gusta la palabra vulgar “polvo o follar”. Mi clítoris pide cada día guerra sea con mi compañero o sean mis dedos. Pero que no sea rutinario en la cama.

sexo2

Yo sueño, deseo que mi pareja me descubra, me sorprenda, como yo le sorprendo a él, no me bastan unos besos un sesenta y nueve, ponte encima y fuera, no, eso para mí no…

Yo no deseo hacer el amor, lo que quiero es vibrar, sentir, gritar con cada movimiento como una taladradora enchufada haciendo su trabajo. No soporto tener una pareja

si no le puedo indicar, ni hablar sobre el tema con ella, lo dejo.

Por favor, no estoy diciendo que dejéis a vuestras parejas pero si hablar de sexo con naturalidad como si una conversación sobre vinos se tratara, no habléis del tiempo como si ya no hubiese nada más que añadir a vuestras vidas.

UH!!! Aun queda mucho que descubrir en vuestros cuerpos, muchas clases de caricias por descubrir en cada rincón de esa piel que pide gritos de placer oculto.

Hay que saborear el placer mezclado con una pizca de morbo como un rico percebe, que lo chupamos y saboreamos como si fuera el último que voy a comer.

Seguro que estáis pensando yo ya disfruto con mi pareja, tengo relaciones muy placenteras. Yo no estaría tan segura.

Preguntaros ¿De diez veces que me folle a mi marido o a mi pareja, cuantas realmente fueron placenteras?, que haya disfrutado teniendo un orgasmo triple al mismo tiempo. No os confundáis como lo hacen los hombres (mi pareja se corre muchas veces seguidas cuando le como el coño), no es verdad, si es verdad que se ha corrido una vez bien, si se sigue tocando le da cosquillas como cuando el pene eyacula, primer error que los hombres cometen, no conocen el cuerpo de la mujer y es porque ellas han mentido en sus relaciones no placenteras.

Chicas disfrutar del sexo como si del mejor manjar se tratara, dale más morbo a tu vida, da rienda suelta al morbo que hay en ti, se activa en preparar algo especial, prepara desafíos en tu sexualidad y te sorprenderás a ti misma hasta donde puedes llegar a sentir tanto tú como a tu pareja.

Quizá al principio te cueste un poco luego te lo garantizo sale solo.

Hace años que yo tenía el morbo de hacerlo en un confesionario, nadie de mis parejas quería, no hace mucho que me desvirgué sexualmente con una amiga en el confesionario, allí estaban conmigo las estelas de todo el firmamento.

Olvidarse por el momento del sexo rutinario, es tiempo de apostar al cambio, disfrutar con las caricias mutuas.

Dar rienda suelta al placer, morbosidad que hay dentro de ti.

Deja y descubre tu cuerpo, cierra los ojos y deja fluir tus deseos más íntimos.

Es hora de ser única en el placer de la sexualidad.

About Author