La primera regla es saber que aprender no es lo mismo que memorizar, y estudiar no son esas dos cosas juntas. El estudio acarrea miles de mitos, mitad de verdades y muy contaminadas por un sistema educativo que a menudo se enfoca en solo memorizar largos párrafos de texto. Hay mejores formas de hacerlo y aquí vamos a darte algunos consejos para que mejores la manera en la que estudias y sobre todo explicarte cuáles son las bases y los patrones a seguir.

Estudia en sesiones de 25 minutos. Es algo que se ignora y es un punto de lo más básico e importante. Está claro que la mejor manera de aprender es echarle codos y pasar un par de horas frente a los libros o apuntes. Pero es importante que sepas que la capacidad de concentración y de aprendizaje del ser humano desciende drásticamente a partir de los 25 minutos, y que la manera más lógica de aprender es en sesiones de esa duración. Una buena técnica es la “técnica de la productividad”, que consiste en dedicarle 25 minutos de concentración máxima a realizar una única tarea, sin distracciones. Sólo eso. Pasados esos 25, intercalamos con un pequeño descanso de 5 minutos y vuelta a empezar. Se cree que las personas siguiendo este método son capaces de aprender más rápido ya que mantienen la concentración y además disponen de un tiempo de relajación.
Conoce el “skimming” y “scanning”. El “skimming” es la forma de leer por encima, pero siempre a modo de introducción para tener una noción básica y el “scanning” consiste en leer cada línea para coger noción de lo que leemos, además nos habla de identificar 3 palabras claves. Lo que queremos decir es que hay que utilizar estas dos técnicas en conjunto para que el estudio salga óptimo.
Si no eres capaz de explicarlo, es que no lo has entendido. Lo mejor para poder conseguir esto es simular clases con las que seas capaz de explicar todo a tus alumnos. Sirve por tanto para reforzar el conocimiento de lo que sí sabes y además identificar qué partes no acabas de tener del todo claras.
Entiende a tu memoria. Sabemos que la memoria es muy compleja y está dividida en varios tipos y funciones. Pero hay algo que tenemos que saber y es que funciona de manera muy visual, por lo tanto los patrones y los modelos repetitivos son un buen método para fijar las cosas en la memoria.
La práctica siempre es mejor que la teoría. Una manera de aprender y memorizar casi sin darse cuenta es realizar cualquier tipo de actividad práctica relacionada con los mismos.
El increíble poder del sueño. Hablamos de lo que ocurre en tu cerebro mientras duermes, por eso queremos recalcar lo importante que es dormir mientras se está en etapa de aprendizaje. Por eso se recomienda darle un vistazo a los apuntes antes de irnos a dormir 5 minutos antes, no más.

¿Y tú? ¿Tienes algún consejo que darnos?

COMPARTE.