Para que una comunicación sea eficaz hay que saber escuchar con atención y empatía a tu interlocutor. Esta habilidad difícil y muy importante a la hora de actividades en grupo, para mejorar en el trabajo y en general poder hacer más efectivo nuestro día a día.

Así que es muy importante diferenciar entre oír, lo que no podemos evitar, y escuchar, es decir, prestar atención sobre lo que nos están contando.

Una buena comunicación es vital para un buen funcionamiento. Sin embargo, en las empresas a veces suelen darse problemas en este sentido que acaban por afectar las relaciones entre empleados, entre jefes y subordinados o entre clientes y empresa.

Vamos a dar la clave para aprender a escuchar:

  • Abre tu lenguaje corporal: El lenguaje corporal revela su estás o no interesado en una historia. Cuando escuchas a alguien nos inclinamos hacia adelante sin darnos cuenta y haces el llamado contacto visual. Una simple sonrisa o mirar a los ojos puede indicar que estás interesado.
  • Mantente muy involucrado. Si estás en un lugar donde hay mucho ruido, trata de enfocarte a la persona con la que estás hablando y olvídate de lo que sucede alrededor. Lo mismo cuando estamos con el teléfono móvil y más gente, cuando te distraes con la tecnología, haces sentir a las personas que son poco importantes.
  • Aguanta las ganas de interrumpir. A veces es muy difícil aguantar las ganas de hablar, pero es una forma muy importante de mantener el respeto, así que aguanta y escucha.
  • Haz preguntas, pregunta, escucha, la palabra cuéntame, las personas se sienten bien cuando preguntas. Si tomas un interés activo en la vida de los demás, se te regresará el favor.
  • Saber estar en el lugar de la otra persona, escucha no sólo con tus oídos, sino también con tus ojos y corazón. Desafortunadamente, la mayoría de las personas no escuchan para comprender, sino simplemente para responder. No te enfoques en lo que dirás después; esto te distrae de la conversación.
  • Comienza por preguntas básicas y vete avanzando a preguntas más profundas.
  • Siempre recuerda lanzar algún elogio a la persona sobre su conversación, a todo el mundo nos gusta una palmadita en la espalda.

Consejos

Escucha otras conversaciones, esto te va ayudar a coger ideas para sentirte más seguro/a.

Practica con amigos o familiares, sin decirles que estás practicando.

El saber no ocupa lugar, por eso es importante que estés al día de avances, noticias, eventos.

Si te gusta hablar, trata de tener a alguien con quien compartir estas ganas, y poder compartir lo que sientes.

COMPARTE.