Estamos hablando de una raíz con numerosas propiedades, utilizada por muchas culturas por sus propiedades curativas. En este artículo vamos hablar de estos beneficios y como utilizar esta raíz.

Utilizado desde la antigüedad en Oriente, tiene un sabor muy especial, refrescante y picante, la parte utilizada por nosotros es la rizoma, se cultiva sobretodo al Sur de Asia.

Se recomienda consumir en pequeñas cantidades con mucho líquido, nos ofrece vitaminas, minerales y aceites esenciales, antioxidantes y aminoácidos.

Se puede tomar de muchas formas como infusión, ensaladas, licuados, postres mil maneras. En el mercado lo venden de diferentes formas fresco, en polvo, en tabletas, jarabes e incluso deshidratado.

El consumo habitual en ayunas o acompañado en otros alimentos nos aporta los siguientes beneficios:

  • Digestivo: Ayuda a tratar malas digestiones, flatulencias, gastritis, diarrea etc. Hace la función de protector estomacal natural.

  • Náuseas y vómitos: Es recomendado en los primeros meses de embarazo ya que no tiene efectos secundarios ni al feto ni a la madre. Puede ser un suplemento ideal durante la quimioterapia aliviando las sensaciones de malestar.

  • Antiinflamatorio y analgésico, ideal para tomarlo en enfermedades como artritis, artrosis, fatiga crónica, por ser un tratamiento natural. Por ejemplo una infusión durante de muelas, nos ayudará a aliviar esa molestia.

  • Ideal para soportar altas temperaturas, para gente friolera que no lleva bien las temperaturas bajas, es importante no tomarlo cuando se está en estado febril.

  • Siempre consultar al médico, pero puede ser un buen acompañante en enfermedades cardiovasculares y favorece la circulación.

  • Antiestrés natural, tomado como tu lo prefieras, nos ayuda a aliviar el estrés de una forma natural, en mi caso lo recomiendo tomarlo en una infusión calentita.

  • Si sufres migrañas, ni lo dudes, benefíciate del jengibre.

¿Cómo consumir el jengibre?

Raíz cruda: Se puede rallar en recetas de todo tipo, tiene un sabor muy característico que dará personalidad a nuestros platos, la cantidad tú decides, según toleres el picante. Una forma muy popular y beneficiosa de tomarlo es en ayunas con un vaso de agua, al estar en ayunas nuestro cuerpo procesa mejor todos sus beneficios.

En infusión: Una infusión de jengibre es muy fácil de hacer, solo tenemos que llevar a ebullición un trozo de jengibre, al gusto y colarlo, disfrutaremos de una infusión muy beneficiosa, puedes agregarle un poquito de miel para hacerla más dulce.

Aceite esencial: Se puede conseguir en herbolarios, útil para dar masajes en zonas con inflamación o dolor.

En polvo: Podemos mezclarlo con nuestra bebida favorita, a modo de especias en nuestras recetas.

A continuación te dejaremos unas recetas de rechupete donde puedes incluir el jengibre.

Bizcocho de vainilla, limón y jengibre

150 grs mantequilla derretida

75grs maicena

125grs harina

1 cdtas de levadura

75 grs de azúcar moreno y blanco

2 huevos

1 yogur cremoso

3 cdtas de jengibre en polvo

Pepitas de chocolate (opcional)

Mezclamos todos los polvos (maicena, harina, levadura, azúcar y jengibre)

Añadir la mantequilla a los polvos, junto con los huevos, el yogurt, batirlo todo muy bien hasta obtener una masa homogénea.

Poner en un molde previamente engrasado y enharinado y meter al horno 180º durante 20 minutos.

Infusión de jengibre

Muy fácil de hacer y explicada más arriba, es simplemente poner jengibre al gusto a hervir y después de 15 minutos colarlo bien, ya tenemos nuestra infusión que podemos acompañar con limón o miel.

*El jengibre da mucho juego, pudiendo ponerlo en salsas o ensaladas, cocinarlo o crudo, es cuestión de utilizar la imaginación*

About Author