La depresión puede llegar a ser una enfermedad para el alma. No solo somos débiles ante este mal sobre nosotros, sino que también podemos observar síntomas en una persona cercana.

Algo muy notorio es cuando cambia su carácter, es más negativo, no rÌe con las bromas de antes, no participa en las actividades que se realizaban antes, se nota más apático, se nota que no atraviesa su mejor momento. Hay que puntualizar que la depresión puede surgir de la consecuencia de un hecho personal doloroso o sin un motivo aparente, puede venir y plantarnos cara asÌ porque sÌ.

¿Cómo se identifica la depresión?

Es tan fácil como proponer un plan y que este amigo se niegue rotundamente, a nosotros sabiendo que es un plan que no rechazarÌa. Pero como cada persona es un mundo, puede que no lo rechace y asista, pero sin estar realmente presente, más bien ausente.

Nuestras aficiones preferidas, dejan de hacerle feliz, va a empezar a rechazar hasta el plan más común.

Otro síntoma notorio es la mirada, es increíble como los ojos del ser humano o incluso animales, puede demostrar un estado de ánimo. Como dicen, una mirada vale más que mil palabras.

Otro tema en el que estar atento son las conversaciones. Hay que prestar mucha atención por donde reconduce los temas, o si nos da algún dato como que esta más cansado por dormir poco, o incluso que esta comiendo menos.

Es importante no caer cuando te cuesta mantener empatía por tu amigo porque sientes que das mucho más, la sensación de que tiras siempre del carro es muy agotadora, pero tenemos que aprender a ser empáticos, por que en temas de cabeza no siempre se puede controlar.

Tenemos que saber conducir un ataque de ansiedad si se presenta el caso. Hay que estar atentos cuando a esta persona le empieza a faltar el aire, sudoración o angustia, estos síntomas pueden ser claves ante un ataque de ansiedad.

Algo también notorio, es que esta persona empieza a descuidar su imagen, ya no se cuida como antes, coge lo primero que pilla, ya no se preocupa por vestirse bien.

Cada persona es diferente, pero lo que si tienes que saber que un amigo es un tesoro y que ante una depresión nosotros tenemos que ser un apoyo muy grande y no dejar que la otra persona caiga. Aunque parezca complicado nosotros podemos hacer mucho por ayudar a la otra persona.

Nunca serás feliz si no dejas de mirar hacia atrás, las cosas llegarán a ti el día que dejes de recordar.

About Author