El trabajo no nos permite, casi nunca, pasar mucho tiempo con las personas que amamos, si además tenemos hijos, disfrutar de una ocasión romántica es casi como un espejismo. Para evitar tener problemas, es necesario encontrar momentos para estar solos, es bueno tener un poco de intimidad juntos, si bien es cierto que el trabajo doméstico ‘a medias’ ayuda a la pareja a consolidar el sentimiento.

Un baño caliente y relajante en pareja es uno de los momentos más profundos, simples, económicos y directos para intercambiar abrazos y compartir sonrisas después de esos días difíciles y complicados. Pero el hecho de que sea sencillo, no significa que el baño romántico con la pareja pueda ser organizado en el último minuto, hay que tomarse su tiempo para poder organizar y ambientar la situación.

Tiempo en que nadie te moleste: Elegir un día en el que los dos tengáis unas horas libres, apagar los teléfonos, y toda la distracción que pueda romper el momento, crearos una burbuja de relajación en la cual sólo existáis tu pareja y tú. Liberar la mente es esencial para poder relajarse y disfrutar del momento, éste no es el momento de hablar ni de trabajo, ni de facturas a pagar, ni de otros problemas. Hablar de cosas divertidas y agradables, dejar salir el momento mágico que va a pasar entre los dos.

Velas y esencias: Elegir aromas que os gusten a los dos. Hay algunos aromas dulces como la vainilla o la canela. El aroma de lavanda es uno de los que más relajan y por regla general es una de las fragancias que suele gustar. Puedes poner la fragancia en el agua del baño, y si las velas son aromáticas mejor, no mezclar varios olores, las velas tienen la ventaja de crear un ambiente cálido y romántico.

Pétalos en el agua: Pétalos de rosas, pero no sólo de un color, crea color y atmósfera, además la fragancia ayuda mucho dando un olor diferente al habitual.

Espuma: Exagera la bañera con espuma, elige un gel relajante y llénala , ocultando por completo nuestros cuerpos bajo la espuma nos ayudará a jugar con nuestra pareja, de esta manera podemos sentirnos más seguros, sobretodo si la relación hace poco que empezó y aun no nos sentimos seguros de nuestro atractivo sexual.

Vino y aperitivo: Una copa de vino o de sidra y unas frutas fáciles de manejar incluso en la bañera, esto es inevitable para nuestro baño en pareja, además de saciar el apetito puede ser utilizado para crear un ambiente cómplice y juguetón bebiendo de la misma copa y compartiendo la misma fruta.

Bueno ya sabéis amigos y amigas de Liruch, aquí os hemos dejado algunos de lo movimientos básicos para que puedas crear un perfecto baño romántico para disfrutar en pareja, este fin de semana toca disfrutar de momentos de intimidad, mágicos y románticos con nuestras parejas.

¿Aún no tienes pareja? Entra en Liruch.com y encuentra la tuya!

COMPARTE.