El amigo con derecho a roce o “follamigo” es un tipo de relación en alza y cada vez más aceptada socialmente. Millones de personas sienten afinidad con otras y deciden tener sexo esporádico sin compromiso ni ataduras. Si queréis que esta experiencia, en principio satisfactoria, no os dé quebraderos de cabeza, seguid estos consejos.

¿Cómo no fallar al tener amigos con ventaja?

Escoge bien

En primer lugar, elige bien con quién vais tener este tipo de aventuras, y aseguraos de que realmente sea un amigo de verdad. Independientemente de cómo acabe la cosa, si lo es podréis capear las situaciones complicadas que se os presenten de frente. Es imprescindible dejar las cosas claras desde el principio, porque hay casos de gente que se monta castillos en el aire porque ha tenido una noche de sexo, mientras que para la otra parte no ha significado nada más allá.

No exigir nada

En segundo lugar, si no queréis un compromiso de monogamia sexual, lo lógico es que no se lo exijáis a la otra parte. Por lo tanto, esto implica practicar sexo seguro y asegurarse de que siempre vais a tener preservativos a mano. Por muy amigos con ventaja que seáis, no hay que dejar de tomar precauciones, así evitaréis más de algún problema o disgusto.

No todo es sexo

Sí, os lo pasáis muy bien en la cama y eso es magnífico, pero intentad que no todo gire alrededor del sexo. Si antes de acostaros ya teníais amistad y quedabais a tomar un café o dar un paseo, no dejéis de hacerlo ahora porque sois amantes. Esta es una forma de mantener la relación aun cuando haya un momento en el que decidáis cortar.

Sinceridad ante todo

Si en todas las relaciones humanas es imprescindible la honestidad, cuando hay sexo de por medio, mucho más. Puede ser que, aunque esto empezó como un juego, haya una de las dos partes que empiece a tener otro tipo de sentimiento y termine por verbalizarlo. Si es así y la otra no quiere un mayor nivel de compromiso, quizás sea un buen momento para dejar de ser folloamigos porque, de lo contrario, esa relación solo generará dolor y rencor, y nada terminará bien.

Celos

Es posible que en algún momento aparezcan los celos, aunque los dos tengáis claros hacia dónde quieren ir y las líneas que no deseáis traspasar. Si os pasa, no exijáis nada a la otra parte, pero es una buena idea que charléis al respecto. Eso ayudará a conservar la amistad, ya que la empatía es un elemento imprescindible para cualquier tipo de relación.

Como habéis podido notar, muchas relaciones de amigos con ventaja no funcionan porque alguno de los involucrados termina herido. El secreto es ser sinceros con vosotros mismos y con la otra persona, solamente así evitaréis malos entendidos. La comunicación es la clave para que estos amoríos funcionen y no dejen heridas, y para eso se necesita madurez por parte de los dos. Además, siempre existe el riesgo de perder una bonita amistad.

¿Estáis preparados para tener un amigo con derecho a roce?

COMPARTE.