Todos los que somos padres, como es mi caso, sabemos lo que supone tener bebés, niños pequeños o adolescentes en casa. Ocupan todo porque nosotros lógicamente lo aceptamos. En este vínculo especial con el hijo, muchas veces dejamos de lado el eje primitivo de la familia, es decir, la relación de pareja y la diversión con tu pareja.

Ya se sabe que ser padres implica un periodo de tiempo de unos 15 a 20 años de exclusividad con la nueva personita que tenemos a nuestro cargo (nuestro hijo). Durante ese periodo de tiempo no podemos olvidar el resto de los aspectos de nuestra vida, siempre lo olvidamos. Si descuidamos todo lo que no es ser padres, cuando los hijos abandonen el nido nos encontraremos con que no tenemos nada más, estamos solos. No nos hemos desarrollado independientemente, no hemos cumplido nuestros sueños personales, no hemos alcanzado las metas laborales y muchos más propósitos que tengamos en mente.

Una de las cosas que mas añoramos cuando tenemos peques es la intimidad de la pareja. No  solo  intimidad sexual, si no de intimidad afectiva. La pareja estaba antes de que los niños llegaran (normalmente) y si no es así más razón aun para conocerse y seducirse en pareja. Los niños son un regalo de la vida pero nunca hay que olvidar que ellos están de paso (aunque suene mal) y aunque se conviertan instantáneamente en nuestra prioridad absoluta, eso no implica que que olvidarnos de todo lo demás, e incluso de quienes somos, y mucho menos perder la vinculación con el otro.

 

__________________________________________________

Consejos para mantener la intimidad emocional y sexual

 

No permitas que el/la peque se convierta en el rey de la cama de matrimonio. Dormir con los hijos es un placer inmenso y hay corrientes educativas que alimentan la cama familiar, pero también es un inconveniente muy grande tanto educativamente como emocionalmente con la pareja. Si tienes claro que deseas que el pequeño/a duerma en la cama con vosotros, busca otro lugar para disfrutar de tu pareja,u otra habitación.

 

hijos2

Los peques necesitan horarios y costumbres bien definidas. De esta manera tienen su rutina y la pareja encuentra su espacio de tiempo a solas de forma cotidiana y natural.

No te sientas mal por “apartar” a tu peque para hacer con cosas con tu pareja, es algo necesario, normal y nunca te debes sentir culpable.

No utilices el apodo de “papá” o “mamá” para llamar a tu pareja. Al principio es muy tierno, pero después se acaba sustituyendo la imagen de la persona, no es nada sensual ni bonito para la pareja.

Family together.

Un día de vez en cuando nunca vienen mal, no importa que no salgas o te quedes en casa viendo la tv a solas con tu pareja, nunca debes sentirte culpable, aparte de mamas/papas somos personas!

Tener una inyección de renovación en la pareja, debemos salir una vez al año al menos de viaje a solas con nuestra pareja, claro que a los peques les encanta viajar y deben hacerlo, pero seguiríamos sin desconectar de todas las rutinas, no nos centraremos en nuestra pareja a no ser que tengamos una escapada completamente solos y sin distracciones.

 

guardar3

 


 

 

Resumiendo:

 

DAROS UN RESPIRO!!!

COMPARTE.