Una mujer no disponible emocionalmente siente en muchos momentos que va contracorriente en relación a lo que la sociedad marca como un estereotipo de felicidad. ¿Os sentís identificadas? Estas son algunas situaciones que podéis experimentar si es vuestro caso:

1. Sentir miedo al compromiso

Un temor que puede ser fruto de decepciones sentimentales previas o, simplemente, un deseo interior de no querer compartir la vida con una pareja. Sin embargo, por muy claras que tengáis las cosas en vuestra mente, podéis experimentar cierta tensión emocional cuando en la práctica se produce una situación que rompe con vuestros planes. Por ejemplo, si empezáis a sentir atracción por un chico que os parece interesante.

2. Huir de las situaciones románticas

Una mujer no disponible emocionalmente para el amor sí está muy disponible para la amistad. De hecho, disfruta de sus relaciones personales, le gusta compartir actividades con su grupo de amigos y valora la oportunidad de conocer gente interesante. Sin embargo, si se mezcla con el romance se siente muy incómoda. Esto ocurre, por ejemplo, cuando un amigo os confiesa sus sentimientos más profundos de enamoramiento.

3. Odiar el día de San Valentín y las invitaciones de boda

Las situaciones románticas incomodan especialmente a las mujeres que no están disponibles emocionalmente. Si os identificáis con este punto, entonces seguramente os gustaría saltaros en el calendario el 14 de febrero, así como os disgusta cada vez que recibís una invitación de boda -y pensáis en la pereza de asistir al evento cuando podríais quedaros en casa disfrutando de una peli-.

4. Reprimir los sentimientos

En este tipo de circunstancia personal, también es muy posible que tendáis a silenciar las emociones cuando vuestro corazón comienza a latir de un modo especial por una persona. El intento de reprimir esa ilusión es una forma de querer mantener el control de la situación al sentir que ese flechazo os desborda y os hace salir de vuestra zona de confort. Seguramente os gusta guardar las distancias con los hombres.

5. Dedicar mucho tiempo al trabajo

Valoráis como una gran ventaja no tener pareja, ya que esto os permite concentrar toda la energía en vuestra trayectoria profesional. Podéis entonces poner todos los medios necesarios para evolucionar en vuestra carrera a través de la formación continua. También estáis disponibles a cambiar de ciudad por motivos laborales, sin que el apego a una persona os haga replantearos una buena oportunidad de ascenso. Pero muchas veces os sentís solas y no os atrevéis a aceptarlo, por eso mismo dedicáis tanto tiempo al trabajo.

6. Disfrutar de la soledad

No es realmente un problema, pero es una característica que tienen las mujeres independientes emocionalmente que suele desconcertar a los demás. Disfrutáis con el silencio, ya que os encanta la tranquilidad de vuestro propio mundo -que no se ve contaminado por posibles discusiones de pareja, desengaños amorosos y quebraderos sentimentales-. Gozáis estar en un punto de vuestra vida en el que no os la imagináis de un modo diferente.

Si eres una mujer no disponible emocionalmente es posible que también estés un poco cansada de que tus amigas y tu familia te aconsejen buscar pareja para ser más feliz y evitar esa soledad que imaginan que sientes en tu vida. Lo más probable es que estén equivocados, pero puede que estés predispuesta negativamente a una relación. Una cosa es no necesitarla, y otra muy distinta es huir de cualquier tipo de romance. Piénsalo.

COMPARTE.