¿Os habéis parado a pensar cuál podría ser la relación ideal para muchas personas?

Cuando estamos solteros (hablamos de ambos sexos), nos encanta tener la sensación de vivir sin compromisos ni ataduras: que nadie nos controle, seguir quedando con la gente que nos apetezca, salir, viajar, etcétera. Podemos enamorarnos, sin embargo, el ritmo de vida que llevamos actualmente nada tiene que ver con los compromisos que podían existir hace décadas.

Eternamente novios

¿Quieres “no” casarte conmigo, pero permanecer cerca y quererme, viviendo cada uno en su casa?

Puede parecer una pregunta disparatada, aunque seguramente os esté dando mucho que pensar. Veréis, todos queremos lo mismo, sentirnos queridos, protegidos cuando lo necesitamos, comprendidos, admirados y muchas cosas que nos hagan crecer un poco más cada día. Aunque también queremos estar tranquilos y despreocuparnos de aquellas personas que parecen no saber hacer nada sin nosotros.

La mayoría de parejas dicen estar “geniales” cuando llevan poco tiempo. Sin embargo, pocas pueden seguir diciendo lo mismo después de diez años. ¿Por qué ocurre esto?

1c3308787df46a2a96f4108cc3e73230

Cuando la libertad se pierde

Los motivos, ya sabemos, son varios, aunque el principal es la pérdida de la libertad. Muchas parejas piensan que por el hecho de estar juntos hay que seguir unas reglas estrictas y que no hay que saltárselas. Este es un gran error.

En los tiempos en que vivimos, en los que tanto la mujer como el hombre tienen sus puestos de trabajo, su sueldo y su independencia, no se puede pretender acabar con todo ese camino recorrido para encerrarse en una historia que de fantástica tendrá poco si se pierde la libertad. Tener a una persona compatible cerca de nosotros es lo más maravilloso que se puede conseguir. Ambos queremos ser felices, al fin y al cabo, solo se vive una vez y no queremos perdernos nada.

Las ideas claras desde el principio

El hecho de conocer a alguien que realmente te interese para compartir tu vida, no tiene por qué convertirse en el estrés del siglo. No puedes pretender deshacerte de todo lo que has conseguido hasta ahora para tener tu cabeza ocupada pendiente de un mensaje o cualquier otra señal que dé signos de vida de esa persona. Si la cosa no sale como esperas, se te sumará otro problema que no deseas.

Tener las ideas bien claras respecto a quien queremos a nuestro lado será la clave para encontrarlo. Si os gusta vivir solos, ¿por qué dejar de hacerlo? Lo mismo ocurre con viajar con los amigos o ir de compras. Puedes viajar con tu pareja de vez en cuando, lógicamente, aunque seguro que a muchas personas les encanta seguir haciendo esas cosas con los amigos que jamás harían ante sus parejas.

About Author