Cuando pensamos en la palabra amor, quizás nos venga a la mente una preciosa pareja que pasea junto a un río o un bebé recién nacido en los brazos de su madre. Todos tenemos ideas distintas y personales sobre qué es el amor. Sin embargo, tenemos algo en común: todos tendemos a sobrentender que el amor no es amor, si no lo dirigimos a otras personas. No obstante, se nos está pasando algo por alto: el amor propio.

El amor propio o la autoestima
se podría definir como la valoración y estima que una persona tiene de sí misma, es decir, es aquello que nos permite querernos y valorarnos. ¿Eres una persona con buena autoestima? ¡Te invitamos a descubrirlo!


14 rasgos de las personas con mucho amor propio

1. Las personas con amor propio se respetan a sí mismas y, por ende, respetan a los demás.

2. No se consideran inferiores ni superiores a otras personas. Saben que cada uno tiene sus puntos fuertes y da lo mejor que puede. No juzgan ni son intolerantes.

3. Defienden sus ideas y valores, siempre desde el respeto. Cuando discuten, atacan contra los argumentos y no lo hacen contra las personas.

4. Sopesan pedir ayuda cuando la necesitan.

5. No son manipulables: confían en sí mismas y su criterio.

6. Consideran que todo lo que hacen lo hacen por sí mismas (no desde una perspectiva egoísta, sino positiva). Se esfuerzan en su trabajo, sus relaciones y sus actividades, ya que todo esto tiene un gran sentido para ellas. Si no logran sentirse satisfechas con una parte de su vida, no dudarán en buscar el cambio.

7. Son capaces de reconocer y aceptar sus emociones, ya sean positivas o negativas.

8. ¡Se atreven con cosas nuevas! No existe el autorrechazo para ellas. Les gustan los retos, participan en todo tipo de actividades, les encanta conocer a otras personas…

9. Tienen una gran capacidad de liderazgo y son asertivas, es decir, saben decir que no sin herir ni faltar el respeto a otras personas.

10. Tienen una creatividad sin límite. Las personas con mucho amor propio crecen y evolucionan constantemente a través de todo lo que hacen.

11. Son perseverantes y luchan por aquello que desean.

12. Son comunicativas y empáticas con otras personas.

13. Para ellas, el orden y la organización son muy importantes, ya que les ayudan a llegar a sus objetivos.

14. No tienen miedo a preguntar cuando no saben algo. Es un modo de crecimiento personal. Reconocen sus errores y carencias.


Conclusión

Uno de los problemas de nuestra sociedad es que, muchas veces, es más importante la imagen que damos a los demás de nosotros mismos que la que percibimos dentro de nosotros. Para disfrutar de buenas relaciones con los demás, primero, debemos amarnos a nosotros mismos
.

About Author