El amor no se encuentra de un modo definitivo sino que se crea y se renueva cada día. De lo contrario, el sentimiento se estanca en algún punto de la historia. Una pareja se conoce en un momento determinado de la vida, ambos se enamoran.

Pero eso no significa que a nivel individual, evolucionen constantemente en la misma dirección. Si buscas una relación de pareja sana, no solo pongas corazón al sentimiento sino, también, consciencia. Este nivel consciente del amor es el que te ayuda a analizar el porqué y el para qué de todas tus acciones.

¿Cómo poner razón al corazón?

De este modo, más allá de la exaltación de la pasión tan propia del romanticismo, la realidad es que la parte racional es muy importante en un amor sano ya que para querer a una persona de un modo incondicional, tienes que saber quién es, es decir, debes conocerle en su esencia íntima, descubrir cuáles son sus motivaciones de felicidad, sus expectativas, sus miedos, sus valores, sus deseos… ¡Un conocimiento integral de su personalidad!

Ten presente que en una relación de pareja existe un juego de equilibrios. El vínculo está formado por la suma individual de dos personas. De este modo, en el seno de este amor surgen espacios compartidos y otros individuales porque el verdadero amor es aquel que te lleva a vivir la libertad de amar a otra persona, pero sin renunciar a ti mismo. Por el contrario, en una relación tóxica centrada en el apego, la identidad individual se ahoga en ese amor insano.

Para vivir un amor consciente, observa esta historia más allá del disfrute presente. Busca el sentido de esta relación, qué aporta a tu vida que te ayuda a crecer como persona y, a su vez, qué haces tú para que ese amor se desarrolle.

Por ejemplo, eres una persona consciente en tu relación cuando en una etapa de crisis de pareja, no culpas a tu pareja por todo lo ocurrido sino que tú también haces autocrítica para reflexionar sobre como has colaborado para llegar a esta situación porque el amor es un asunto de dos.

Por otra parte, esta actitud también es muy importante para que no te dejes arrastrar por la inercia de la corriente de la prisa y la ocupación constante y busques tiempo para hacer balance de tu historia. La mente es la luz del corazón a partir de la reflexión sobre el sentimiento y la emoción.

Beneficios de una relación consciente

Un amor de este tipo te potencia en todos los ámbitos de tu vida porque no está basado en la necesidad de estar con alguien, sino en el amor que te motiva para ser tu mejor versión.