En ocasiones, nos apetece un cambio de imagen y los tintes son nuestros mejores aliados para conseguirlo. Los expertos y profesionales de los salones de belleza más prestigiosos advierten que la elección del color del tinte es algo muy importante, ya que no todos los tonos favorecen igual y hay que tener en cuenta factores como el color de los ojos o el tono de la piel para escoger el tinte que mejor nos va a quedar.

Tinte en función del color de tus ojos

El color de los ojos puede hacer un bonito contraste con el de nuestro pelo y, por ello, es algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de elegir un tinte.

Para los ojos verdes los expertos recomiendan utilizar tintes en tonos castaños claros, rubios ceniza o rojos cálidos, que permitan realzar el color de la piel. Si el color es verde intenso y se quiere conseguir una mirada atrevida y una apariencia más salvaje se puede optar por colores más oscuros como el negro.

Para los ojos azules los tintes ideales son los de tonos rubios, si lo que se busca es una belleza clásica, o castaños profundos para un bonito contraste de tonalidades.

Si los ojos son marrones o color miel los tintes que más favorecen son los castaños y los chocolate, que se pueden complementar con unas suaves mechas para conseguir una sensación de mayor calidez.

Para los ojos negros o muy oscuros lo ideal es combinar tintes oscuros, morenos o castaños, con mechas en tonos caoba para lograr un bonito contraste

.

Tinte en función del tono de tu piel

El tono de la piel también puede crear una buena combinación con el cabello a la hora de conseguir un rostro más iluminado y una buena aura de belleza.

Para pieles claras, perladas o rosadas los tintes que mejor quedan son los que tiran a rubio o castaños claros e incluso para las más atrevidas los rojizos.

Para las pieles intermedias, con tono oliva o chocolate, los tintes más favorecedores son los negros, café, o rojos fríos, e incluso se puede arriesgar con un negro azulado que está tan de moda esta temporada. Estos tonos de piel también permiten jugar con los degradados.

Si las pieles son oscuras, muy morenas, lo ideal son tintes castaños oscuros, rubios cobre o rojizos para conseguir una mayor uniformidad en el rostro.

Actualmente, existen una gran cantidad de tonalidades de tintes en el mercado. Con la ayuda de estos consejos y de nuestro estilista de confianza podremos dar con el más adecuado. Además, es muy importante utilizar un buen champú para que el tinte se conserve durante más tiempo y el color no se vea deteriorado.

About Author