Autor admin

No todo va a ser sol y playa. En España hay una importante riqueza histórica y cultural que vale la pena conocer. Con ese objetivo, muchas instituciones públicas y privadas ofrecen desde hace años diversas rutas culturales que ensalzan lo mejor del legado histórico que aún se conserva. Aquí te ofrecemos dos de las mejores rutas y una propuesta extra, para que las anotes en la agenda de tus próximas escapadas.

Camino de la Lengua Castellana

Esta ruta es una de las más apetecibles para quienes ven en el idioma un valioso patrimonio a conservar y quieren saber más de sus inicios. Las Glosas Emilianenses son el primer testimonio escrito de la existencia del castellano. Alguien las escribió en los márgenes de un texto latino hace ya mil años. Desde entonces hasta hoy, ese dialecto del latín se ha convertido en la lengua en la que se comunican casi 500 millones de personas.

Esta ruta se inicia en la cuna del español, el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla, donde se escribieron aquellas primeras glosas. Continúa en el monasterio burgalés de Santo Domingo de Silos, donde se redactaron las Glosas Silenses y continúan por Valladolid y Salamanca. En sus universidades, el español se convirtió en lengua impresa de ámbito universal. Obras clásicas, como La Celestina o el Lazarillo de Tormes consagraron el idioma y abrieron la puerta al Don Quijote de Cervantes, en cuya ciudad natal, Alcalá de Henares, finaliza esta ruta cultural.

Ruta del Temple: el misterio de los templarios

Con este enigmático nombre se designa esta ruta que recorre cinco provincias. Empieza en la población de Monzón (Huesca), sigue por el castillo de Gardeny (Lleida), luego Miravet (Tarragona), llega a Tortosa (Tarragona) y finaliza en Peñíscola (Castellón), lugar que sirvió de escenario para filmar la película estadounidense El Cid. Si te preguntas por qué tanto traslado, la respuesta está en el movimiento que sufría la frontera de los reinos cristianos y árabes durante la Reconquista.

Así, la ruta visita los castillos que fueron propiedad de la Orden del Temple, hasta que fue disuelta por la Iglesia en 1312. Además de las fortalezas se visitan otras construcciones medievales importantes: torres, iglesias, conventos y catedrales forman un legado histórico y arquitectónico de gran interés. Pero para ponerle un poco de emoción y misterio, se relaciona con la historia de esta misteriosa orden de belicosos monjes.

El broche de oro: el Camino de Santiago

Sin duda, es la ruta histórica y cultural más importante y antigua de Europa. Tiene tantos trayectos posibles que puedes diseñarla a tu medida. Aquí encontrarás diez rutas con todos sus datos. Cada año, 300 000 personas llegan a la catedral de Santiago después de haber completado alguna de ellas. Ya puedes empezar a planificarla.

Sea por las vacaciones, para una escapada de fin de semana o, simplemente, para un trayecto largo, si viajamos con niños debemos tener en cuenta algunos detalles sobre los que, de otra manera, pasaríamos de largo. Los niños tienen necesidades especiales que debemos satisfacer, tanto por comodidad como por seguridad, de ellos y de todos. ¿Tienes hijos? Pues presta atención a estos consejos a la hora de viajar.

¿Cómo viajar mejor con los niños?

Las características y necesidades de los niños difieren según sus edades. ¿Cómo afecta al viaje?
Bebés de hasta un año Estos pasan la mayor parte del tiempo dormidos, así que, en contra de lo que podría parecer, el trayecto suele ser más cómodo. Como no caminan ni entienden lo que están visitando, podéis seguir haciendo planes de adultos sin problema. Sin embargo, requieren de más equipaje (sillita de viaje, carro, cuna, bolsa de pañales, mucha ropita, etc.). Si el bebé no toma leche materna, llevad la comida si viajáis a un lugar que no conocéis. Así evitáis el riesgo de no encontrarla cuando haga falta.

Niños de 1-2 años

¡Un reto mayor! Curiosean, tocan y se llevan todo a la boca. En estos viajes debes tener más paciencia y mano izquierda que nunca. No los pierdas de vista en ningún momento. A partir de esta edad conviene marcarlos siempre por si se pierden. Puedes hacerlo con pulseras identificativas e incluso escribiéndoles con un rotulador en el brazo los datos de contacto. El equipaje va a ser grande porque siguen necesitando pañales y el carrito o una mochila portabebés. Ellos caminan, en efecto, pero no puedes tenerlos todo el día de pie y querrán descansar. Respecto a la comida y el sueño, procura respetar los horarios y las rutinas de casa. Aunque ya pueden comer más cosas, evita las rarezas, las comidas muy especiadas y cualquier cosa que intuyas que se convertirá en una pelea. ¡Ve a lo fácil!

Niños de 2-5 años

Son más autónomos, saben pedir las cosas y avisar si tienen pipí o caca. En general, sigue las indicaciones anteriores, pero añade esta otra: asegúrate de que el viaje tiene opciones de ocio para ellos. Museos divertidos, parques, piscinas, columpios… hay que darles la oportunidad de divertirse y desfogar.

Niños de 6-12 años

¿La mejor edad para viajar? Son niños autónomos, despiertos, curiosos y dispuestos a todo. Deja que sugieran planes y ayuden con las maletas. Involúcralos en el viaje. Sigue las indicaciones anteriores sobre sueño y comida, aunque ya pueden comer de todo. Si el trayecto es muy largo se aburrirán, así que planifica paradas y actividades. En definitiva, tengan la edad que tengan los niños, debes prevenir y prepararte con antelación: documentación, paradas, comer, dormir, planes de ocio, etc.

¡Sé flexible, relájate y disfruta del viaje!

1 2 3 101