Las relaciones abiertas aparecen como alternativa al modelo clásico de relación, en el que existen unas reglas básicas de exclusividad sexual. No todo el mundo está preparado para aceptar una relación abierta: es una decisión muy personal que se tiene que tomar siendo sincero con uno mismo y con los propios valores y las creencias que se tengan.

¿Cuáles son las ventajas de una relación abierta?

Toda relación saludable tiene que nacer de un deseo en libertad de estar con la otra persona pero, cuando la monogamia que comenzó como una decisión libre se convierte en una imposición, pueden aparecer los engaños y la frustración.

Frente a estas situaciones, surge la opción de mantener relaciones abiertas. Estas son las principales ventajas:

– Disfrutar de la relación sin preocuparse por posibles infidelidades, ya que existe una libertad sexual pactada.

– No tener sentimientos de culpabilidad si te atraen otras personas que no son tu pareja.

– Estar abierto a nuevas experiencias.

– Aprender a liberarse de los celos y los sentimientos de posesión.

El modelo de relaciones de pareja ha venido condicionado a lo largo de la historia por la cultura, las religiones y la educación. Para una mayoría de personas, la lealtad sexual es fundamental y no se sienten cómodas compartiendo a su pareja.

Se trata de revisar por qué pensamos y sentimos de la manera en que lo hacemos, para ver si cabe la posibilidad de que seamos más felices manteniendo otro tipo de relaciones y cambiando nuestra forma de entender la pareja.

Quienes defienden el amor libre y el poliamor, aseguran que la honestidad está asegurada y que el amor sano es siempre abierto. Los detractores, defienden que el amor implica exclusividad y fidelidad.

Desventajas de una relación abierta

La principal desventaja es la insatisfacción que surge en estos dos casos:

– Cuando una de las partes de la pareja acepta las condiciones para mantener cerca a la otra persona y sin estar realmente de acuerdo.

– Cuando, pasado el tiempo, una de las dos personas comienza a tener sentimientos en los que desea la exclusividad sexual y sufre cuando esto no es así.

Es más fácil no asumir compromisos cuando no existe más que atracción sexual, pero a menudo todo se complica cuando surge el enamoramiento.

No todas las relaciones abiertas son iguales

En algunas personas, las relaciones abiertas pueden ser el resultado de una incapacidad de conectar con otra persona a niveles más profundos, escudándose en la aceptación únicamente de relaciones superficiales y sin ningún compromiso.

En definitiva, todo depende del origen de la decisión de mantener relaciones abiertas, si se trata de una manera práctica y sana de entender las relaciones o si, por el contrario, es una forma de enmascarar y reafirmar miedos o dificultades emocionales para crear vínculos afectivos que implican compromisos.