Posiblemente muchos se pregunten si es positivo tener sexo en una primera cita o por el contrario sea mejor evitar esta situación. Quizás no sea arriesgado tener sexo en la primera cita, todo depende de lo que ambas personas estén buscando al fin y al cabo. Solo usted sabrá si prefiere hacerlo en una primera cita o en otro momento.

¿Qué nos empuja?

Es habitual que pensemos que la infidelidad responde a un acto egoísta, una pasión incontrolada, una venganza o que existe maldad bajo ese comportamiento, pero no suele ser así. La frustración, la necesidad de sentirse amado o amada, la búsqueda de afectos o simplemente el desamor, pueden estar también debajo de esta situación.

Cada pareja es un mundo y que alguien decida mantener una relación fuera de la pareja es, generalmente, multicausal, muy difícil de determinar e injusto poner a todas las personas e historias la misma etiqueta.

La falta de comunicación en la pareja, de autoestima y de cuidado de la relación son factores protectores de la fidelidad, pero no son infalibles. Existen personalidades con mayor o menor tendencia a la búsqueda de sensaciones o a necesitar emociones nuevas que mueren con la rutina, o incluso podrían ser la infidelidad un síntoma del estrés e incluso realizarse de manera compulsiva, en algún caso.

También se puede pensar que la infidelidad está en nuestros genes o la culpable es la testosterona pero, sintiéndolo mucho por aquellas personas que lo utilicen en su defensa, no solo no está demostrado científicamente sino que, de ser así, en ningún caso sería determinista para elegir hacerlo.