El bolso es mucho más que un simple complemento. Cada ocasión, cada estilo y cada mujer precisa un bolso concreto. Y de su idoneidad puede depender que consigamos darle el punto perfecto a nuestro look o que se cargue todo el estilismo.

El rey de los complementos: la unión perfecta entre practicidad y estilismo

Partimos de la original función práctica del bolso, que no es otra que la de permitirnos llevar con nosotras todo lo necesario, lo que lo convierte en nuestro acompañante indispensable.

Pero es evidente que no todo se queda en su utilidad, pues el mercado nos ofrece opciones casi infinitas a la hora de comprar un bolso. No es lo mismo ir al trabajo, salir a tomar algo, ir de excursión o acudir a una boda. Cada bolso está pensado para una ocasión y para un estilo de mujer. Elige el tuyo y completa tu look con estilo.

Maxi bolso

Es tu aliado perfecto si eres de las que vas con la casa a cuestas. La cartera, unos pañuelos, algo de maquillaje, una carpeta con los papeles del trabajo, las gafas de sol, ese libro que tienes a medias, la botella de agua… Es verdad, a veces somos un poco exageradas a la hora de decidir lo que necesitaremos a lo largo del día, pero no es menos cierto que cuando buscamos algo, sabemos que lo tenemos.

Los bolsos grandes son auténticos todoterrenos, por lo que es una buena idea tener al menos uno negro y otro en tonos tierra para poder combinarlos con todo.

Bandolera

Es más básico de los bolsos. Las bandoleras son cómodas, de un tamaño medio y con infinidad de colores o motivos decorativos, para que puedas combinarlos perfectamente con la ropa que lleves en cada momento.

Clutch o bolso de mano

Nuestro pequeño acompañante en todo evento que se precie. En bodas, cenas de gala o ceremonias de todo tipo tenemos que hacer un esfuerzo sobrenatural para elegir lo estrictamente esencial, pues poco más nos cabrá en el bolso.

Pero es que los bolsos de mano están más pensados para lucirlos que para tener una gran capacidad de almacenamiento, por eso nos podemos entregar a la fantasía y hacernos con un bolso joya que vaya a la perfección con nuestro vestido.

Capazo

Y cuando llega el buen tiempo, los capazos parecen florecer por las calles. Siempre han sido el continente perfecto para meter tus complementos de baño e irte a disfrutar de un refrescante día de playa o piscina. Pero los usos de estos bolsos de rafia van mucho más lejos. Con tamaños variados, asas más o menos largas, lisos, pintados, bordados… las posibilidades son muchas y escogiendo la idónea para cada ocasión conseguirás un perfecto look veraniego.

¿A qué esperas? Coge tu bolso y ¡a lucirlo!